Noticias:

Llámenos:  (503)7194-9067  Escribanos: igles180@gmail.com  

Estudia la Biblia   Descarga el Plan de Salvación      Boletín - Registrarse - Log In

CANALES ENLACES
 
LARRY J. WHITE

CURSOS BIBLICOS

MINISTERIO DE JESÚS

BLOG IGLESIA


LIBRO DE VISITAS


ENLACES GRAFICOS


FACEBOOK - TWITTER

DEVOCIONAL DÍARIO
Lectura Díaria

ENCUESTA
¿COMÓ ENCONTRO LA WEB?

  OTROS
  LE COMENTARON
  BUSQUEDA EN GOOGLE
  FACEBOOK
  TWITTER
  GOOGLE +
  ENLACES EXTERNOS
  BOLETIN DE NOTICIAS
  INVITACION PERSONAL

(survey results are private)

LIBRO


REDES SOCIALES


ESTUDIO DE APOCALIPSIS

 
.:: DÍA 14.::
DÉCIMO CUARTO DÍA – ES TIEMPO DE CAMBIAR

DÉCIMO CUARTO DÍA – ES TIEMPO DE CAMBIAR(PRIMERA PARTE)

REFLEXIÓN BÍBLICA

Tengo que volver a mi padre...Lucas 15:18a

REFLEXIÓN PRÁCTICA

¡Basta tengo que hacer algo! Es una de las expresiones más comunes que llevan al ser humano a actuar y hacer profundos cambios. Esta es la etapa en a que se encuentra el hijo menor en su caminar hacia la recuperación.


Pasa por un tiempo de reflexión donde todas sus emociones son con los resultados de sus decisiones. Se da cuenta que la fórmula no fue efectiva y que el sistema al que está acostumbrado necesita ser modificado totalmente. Es ahí donde las poderosas palabras o pensamientos emanan de su razón y corazón: “tengo que volver a mi padre”.


En este nivel de reflexión, el hijo menor empieza a enfocarse más en las soluciones que en los problemas. Cuando este tipo de razonamiento se presenta en las vida de nosotros donde somos capaces de pensar más en las soluciones que en los problemas o condiciones actuales, las posibilidades de progreso son altas. Por el hecho que las soluciones causan motivación y esperanza.


Cuando se tiene un motivo para luchar, la victoria está garantizada, aunque esta no se haya dado aún. Porque la motivación al cambio inspira, hace que se renueven las fuerzas, que se mantenga la mirada en el objetivo o meta. Esto permite que se tenga un plan de acción, con cosas específicas para trabajar. Hay una concientización de los posibles obstáculos, pero si la meta se mantiene intacta, se logra.


Hay una conversación interesante en la más reciente película de Harry Potter, donde al joven se le comenta que el poder de sus convicciones le traerá sus resultados respectivos. Y esto es lo que está pasando internamente por el hijo pródigo, tiene la motivación y convicción del cambio. “Tengo que volver a mi padre” es la expresión de no conformarse a la condición actual, es aspirar a llegar al estado original de su creación, a volver a ser una creación a imagen y semejanza del Creador. Pablo lo expone de la siguiente forma: “Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.” Efesios 2:10

El hijo menor sabía que no pertenecía a ese lugar y decidió cambiar el rumbo de su destino. Eso es lo que Dios desea para nuestras vidas: cambiar el rumbo de nuestro destino. Nos quiere alrededor de Él. En su casa. Tanto nos ama, que en este momento está preparando la casa para nuestro encuentro con Él. “En el hogar de mi Padre, hay lugar más que suficiente. Si no fuera así, ¿acaso les habría dicho que voy a prepararles un lugar? Cuando todo esté listo, volveré para llevarlos, para que siempre estén conmigo donde yo estoy.” Juan 14:2-3

ABRIENDO MI CORAZÓN

Durante mi caminar de recuperación, reconciliación, restauración y renovación, muchas personas espirituales se han acercado a mí. Una de ellas, la cual considero como a un padre espiritual, me compartió lo siguiente: “Recuerda Luis, que los trabajan en su restauración espiritual obtienen un final (resultado) feliz”. Esta fue una palabra de motivación e inspiración en el momento en que sentí que estaba muy abajo y sin fuerza alguna.


Dios puso a este amado hermano y amigo para confirmarme que el Señor tenía algo diferente y mejor para mi vida. Que yo no pertenecía al hogar de los cerdos, que no me conformara y que necesitaba desear volver a mi verdadera casa, con mi Padre.


INVITACIÓN PERSONAL

No perteneces a esta tierra, hay un hogar esperando por ti. Y no solamente un hogar, hay un Padre con sus brazos extendidos que quiere recibirte con su incondicional amor y perdón. Hoy es un buen día para que declares con tus labios y convencido en tu corazón: “Tengo que volver a mi padre.” Motívate, porque el que renueva nuestras fuerzas para el camino y el que adiestra nuestras manos para la batalla, es nuestro mismo Padre Celestial, Dios de fuerza y poder, Él es el que pelea por nosotros y nos lleva a su hogar (Éxodo 14:14 y Salmo 23).

MI ORACIÓN

Señor, ya no quiero estar en este lugar. Quiero estar contigo. Deseo de todo corazón volver a casa y habitar en tu presencia, que es mi completa recuperación. Me hace falta estar en mi verdadero hogar, contigo. Porque Tú Señor, lo llenas todo. En este momento no tengo nada, más que la convicción que llegaré. Dame tu fuerza y poder para caminar y llegar. En el nombre de Jesús. Amén.


PUNTO DE ACCIÓN

Hoy es un buen día para meditar en las promesas del Salmo 23 que nos ayudan a conocer el corazón de Dios, quien nos conduce por un caminar de recuperación, reconciliación, restauración y renovación.


Dios te Bendiga, Espera el día 15 Proxímamente


DÍA 13

 
ÚLTIMAS NOTICIAS

LO-GIN

Ingresar
Contraseña

Olvidó Usuario y contraseña?
Email:


Visitantes en línea: 5
En la red: 0


¿No estas registrado?
Registrate

¿Tienes consultas? Contáctanos


ARTÍCULO SEMANAL

BOLETÍN DE NOTICIAS

ESCRÍBENOS

BOLETÍN DE NOTICIAS

Boletín de Noticias

Tú correo electronico!



ZONA DE DESCARGAS

ESTUDIO EL DIEZMO


RADIO

¿QUE ES LA IGLESIA?

¿Que es la Iglesia?


AYUDANOS


SOLICITA ORACIÓN


GALERÍA


CURSOS !BÍBLÍCOS¡


 
 
©Todos los derechos reservados - Iglesia de Cristo El Salvador 3.1.1